Siete preguntas para entender la investigación “Lava Jato” que tiene conexiones en República Dominicana

RIO DE JANEIRO. El presidente brasileño Michel Temer ha estado luchando para mantenerse en el cargo desde la semana pasada, cuando apareció una grabación que aparentemente lo capta respaldando una coima para un exlegislador que está cumpliendo una sentencia de 15 años de prisión. El alegato es el último efecto colateral de una investigación masiva sobre miles de millones de dólares en sobornos y fondos ilegales de campaña.

¿Cómo empezó?

Iniciada en marzo del 2014, la investigación “Lavado de auto” comenzó como una pesquisa sobre lavado de dinero en el estado de Paraná, en el suroeste de Brasil. Los investigadores se dieron cuenta de que el caso involucraba a más de unas cuantas personas cuando descubrieron que Alberto Youssef, convicto por lavado de dinero, le había comprado un Range Rover a Paulo Roberto Costa, exejecutivo de Petrobras, la petrolera estatal. Youssef y Costa llegarían a acuerdos con la fiscalía, que ayudarían a vislumbrar la magnitud de la corrupción.

¿Cómo se forjó la red?

Ejecutivos de importantes empresas de construcción como Odebrecht, OAS y Andrade Gutierrez prácticamente formaron un cartel que decidió qué firmas recibirían contratos de Petrobras, generalmente valorizados en miles de millones de dólares, y qué tanto los inflarían. El dinero de más sería usado para pagar a un sinnúmero de políticos y ejecutivos.

¿Quiénes han sido detenidos?

El conjunto de empresarios y políticos que han sido hallados culpables o están siendo investigados constituyen la élite de la sociedad brasileña. Entre ellos están el ex director general de Odebrecht Marcelo Odebrecht y el expresidente de la cámara baja Eduardo Cunha, quienes están cumpliendo largas sentencias. El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva enfrenta cargos en varios casos relacionados.

¿Cómo está vinculado Temer?

Joesley Batista, presidente de la empacadora de carnes JBS, estaba siendo investigado desde el año pasado por presuntamente sobornar a Cunha. Durante una reunión con Temer, Batista le contó a Temer sobre el soborno y Temer le dijo que siguiera haciéndolo, de acuerdo con la grabación. Los alegatos contra Temer van más allá de la grabación. Él ha sido acusado, en acuerdos entre ejecutivos de Odebrecht y la fiscalía, de aceptar coimas y fondos ilegales de campaña. El ministro de Justicia Rodrigo Janot también está investigando a Temer por presuntamente tratar de impedir las investigaciones del Lavado de Auto a través de cambios de ley e influencia policial en las indagaciones.

¿Cuáles son las conexiones fuera de Brasil?

La investigación inicial ha generado varias pesquisas relacionadas en todo Brasil y en el extranjero porque empresas como Odebrecht funcionaban en toda Latinoamérica. Los efectos de las investigaciones están comenzando a sentirse en varios países, como Colombia, Venezuela, Perú, Argentina y la República Dominicana.

¿Porqué ahora?

Desde hace mucho que la corrupción es parte de hacer negocios en Brasil, e históricamente la elite ha funcionado con impunidad. Investigaciones previas sobre corrupción, incluyendo una pesquisa a Odebrecht, han conllevado apenas a la presentación de cargos contra poca gente de bajo rango. Esta vez es diferente, gracias a varios factores: un grupo joven y apasionado de fiscales y jueces, acuerdos entre fiscales y acusados que han ayudado a los investigadores a descubrir delitos de cuello blanco que son difíciles de probar y la práctica de mantener a los acusados encarcelados mientras esperan su juicio.

¿Qué sigue?

El fiscal Deltan Dallagnol, coordinador de las investigaciones en el estado de Paraná, dijo a The Associated Press a fines de enero que la investigación podría crecer al doble de su tamaño actual a través de los acuerdos entre fiscales y acusados. En los últimos meses ha quedado claro que el fin no está a la vista.

FUENTE; EL DIARIO LIBRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *