Deja que los muertos entierren a sus muertos

Esta frase llamada a ser interpretada dicha por Jesús en un pasaje del evangelio de mateo (8:21,22) choca literariamente a muchos lectores, cristianos y no cristianos, porque para los judíos de entonces como lo es para nosotros ahora, es una de las obras de misericordia, amor filial enterrar a nuestros muertos. Que choque le causaron las palabras de Jesús a este humilde discípulo ya que en ese instante había fallecido su padre, el esperaba como respuesta de su maestro “corre ve a enterrar a tu padre” el discípulo como buen hijo su deber era ir a despedirse de su padre fallecido, para la época era responsabilidad del hijo mayor permanecer junto a su padre anciano hasta que este falleciera para darle sepultura, sin embargo, el discípulo le dijo a Jesús, “Te seguiré, Señor; pero déjame que despida primero a los que están en mi casa”

En su meditación y su vacilación está pensando ¿como un muerto puede enterar a otro muerto? ¿Quiénes eran esos muertos que según Jesús debían enterrar a sus muertos?

Para la época existían dos tipos de entierros el primero en el cual se envolvía el cuerpo en un sudario para su descomposición y un año después cuando se había descompuesto la carne se depositaban los huesos en un lugar donde estaban los huesos de sus antepasados, esta última constituía el segundo acto funeral para la despedida final del fallecido.

Otra teoría, podría ser que el padre del futuro discípulo de Jesús no había fallecido, el padre posiblemente estaba ya muy anciano próximo a fallecer, como el discípulo era su hijo mayor y según las tradiciones él debía permanecer con su padre ¿No fue Jesús entonces solidario con él? ¿Ignoró Jesús las reglas de la época relacionada con el entierro del padre por parte de su primogénito?

Recordemos que el apostolado de Jesús, su peregrinación y predicación duro solo 3 años. ¿Estaba Jesús con urgencia de reunir lo antes posible sus 12 discípulos?

Amigo lector a usted le toca analizar estas interrogantes.

El liderazgo de Jesús fue tan grande que con solo su gabinete de 12 discípulos dividió la historia en antes de cristo (a.c.) y después de cristo (d.c.). En el mundo existen unos 1,700 millones de cristianos. Este número aproximado se basa en la cantidad de personas bautizadas bajo el cristianismo a lo largo de todo el mundo. En la actualidad la religión cristiana es la que cuenta con más seguidores, seguida por los musulmanes.

Si la expresión “deja que los muertos entierren a sus muertos” ¿Podría esto significar que los pecadores son considerados muertos en la fe?

Son muertos los corruptibles por su vana manera de vivir por la sed del dinero, la riqueza indebida, convirtiéndose en muertos estando vivos.