Partidos de izquierda abogan por institucionalidad democrática en Latinoamérica

TEGUCIGALPA. El presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), el dominicano Manolo Pichardo, abogó hoy en Honduras por recuperar el componente democrático e institucional en la región.

En entrevista con Efe Pichardo dijo que “Por esas situaciones que se están dando en América Latina a partir del golpe de Estado (al expresidente hondureño) Manuel Zelaya, nos hemos propuesto discutir la vuelta a la institucionalidad democrática en América Latina, porque los sectores conservadores lo que pretenden es llegar al poder por la vía no electoral”.

Enfatizó que “el quiebre de los procesos democráticos” comenzó en 2009 cuando Zelaya fue destituido del poder, algo que calificó como “una especie de ensayo para que lo que hemos denominado golpe (de Estado) blando”.

Señaló que el derrocamiento en 2012 del entonces presidente paraguayo Fernando Lugo “fue perfeccionado”, seguido de la destitución en 2016 de la ahora expresidenta de Brasil Dilma Rousseff.

“La idea es que respeten la voluntad de los pueblos y se restaure ese régimen institucional y democrático que le permitía a los ciudadanos elegir libremente mediante las urnas a sus líderes y dirigentes”, subrayó el dominicano.

Pichardo inauguró hoy en Tegucigalpa una reunión de representantes de la Copppal y de la Conferencia Internacional de los Partidos Políticos de Asia, que concluye este sábado, previo a la instalación este viernes de su 35 asamblea, con el objetivo de planificar “acciones” en la región para “llamar la atención” sobre el retorno de la institucionalidad democrática.

Destacó que representantes de los partidos políticos que integran la Copppal pretenden “diseñar una agenda y una hoja de ruta” que les permita involucrar también a los ciudadanos no organizados, para “reclamar el derecho de los pueblos a elegir a sus gobernantes”, aunque no quiso adelantar que acciones pueden implementar.

Aseguró que la Copppal tiene la intención de trabajar con la sociedad civil y los movimientos sociales de América Latina que están al margen de los partidos políticos “reclamando la institucionalidad democrática en nuestros países”.