Por: Degnis De León

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, salió al frente a las acusaciones del expresidente Leonel Fernández sobre supuestas irregularidades en la transmisión de los resultados del voto automatizado utilizado en las primarias de los partidos de la Liberación Dominicana y Revolucionario Moderno del pasado seis de octubre.

Al referirse a cada uno de los señalamientos que ha sido objeto ese órgano electoral, Castaño Guzmán pidió al grupo de Fernández de presentar las pruebas que tenga.

Equipos y el incendio

Asimismo, negó la acusación del expresidente Leonel Fernández de que el supuesto plan de fraude se inició cuando se produjo un incendio en los almacenes de la Junta Central Electoral el pasado mes de julio.

El exmandatario ha reiterado que la JCE utilizó ese fuego como excusa para tener contacto con los equipos nuevos, argumentando que los revisarían para determinar si sufrieron daños. A lo que Castaños Guzmán indicó que el software clonado le fue colocado a los equipos para las primarias dos meses después del incendio.

“Esas llaves no existían en ese momento, por lo que es una patraña mendaz, y esta institución desmiente categóricamente la posibilidad de una cosa como esa ”, dijo el funcionario.

En torno a todas las denuncias de fraude por parte de los leonelistas expresó que una acusación sin prueba es una calumnia, por lo que la JCE está demandando que sean presentadas las pruebas.

“La JCE no ha cedido a que se haga la auditoría técnica porque se hicieran manifestaciones frente a la Junta, sino porque lo ha decidido, que son cosas diferentes”, dijo.

Recursos para auditoría

Al ser preguntado sobre la denuncia de Fernández de que la auditoría no se había hecho porque el Estado no dio los recursos, expresó que “siempre han estado ahí en el presupuesto de las primaria”. Y de no ser así el organismo electoral está dispuesto a someterse a un plan de austeridad para pagarla.

“Nosotros somos los más interesados en esclarecer todo esto”, dijo Castaños.

Detalló que los términos de referencia para contratar la empresa extranjera que hará la auditoría son públicos y están ahí.

De igual modo, desmintió la posibilidad de que se adulteraran los resultados, ya que los datos se enviaban por una línea privada de prestadoras de servicios.

En ese sentido, solicitó a las telefónicas Claro y Altice una certificación sobre presunta perturbación maliciosa de las líneas que transmitieron los resultados.

La empresa Claro respondió que sus redes, sistemas y equipos que la conforman funcionaron adecuadamente y no se reportó acceso externo a la red privada virtual (VPN) contratada por la Junta.

Aclaró que a la VPN solo tiene acceso la JCE y no interactúa con la red publica ni de Altice. La compañía Claro dijo que tampoco detectó indicios que apunten a que fue comprometido el funcionamiento de los equipos de conectividad.

— Delegados

El presidente de la JCE aclaró que en las mesas electorales había tres delegados, por lo que no era necesario tener representación en las juntas municipales, porque la transmisión se hizo desde las mesas.