Me inscribo en la línea de pensamiento de aquellos tratadistas que entienden que “la objetividad periodística es un imposible”, y que “sólo puede ser un desiderátum, un ideal regulatorio”.

Análisis de un ejemplo ilustrativo de un trabajo publicado recientemente en un prestigioso periódico local.

Compartir