PUERTO PRÍNCIPE.- El ciudadano francés Alain Sauval fue secuestrado en esta ciudad y se une a la extensa lista de casos de este tipo que proliferan hoy en el país.

Sauval, ejecutivo de la Universidad Quisqueya fue interceptado por individuos armados en la zona de Bourdon, mientras regresaba a su casa proveniente del centro de estudios, según indicaron medios locales.

Detallaron que retuvieron también a un estudiante que viajaba con la víctima.

Actualmente los rehenes se encuentran en paradero desconocido y los captores aún no se comunicaron con los familiares, destacó la plataforma digital Vant Bef Info.

Tras la tregua de las bandas armadas para permitir la distribución de los combustibles, aumentaron los secuestros, y en solo una jornada una veintena de personas se convirtieron en rehenes de grupos armados.

Este martes quince pasajeros de un autobús con destino a Port de Paix fueron interceptados entre las zonas de Bassin Bleu y Gros Morne, comunas situadas al noroeste de Puerto Príncipe.

Ese mismo día una madre fue apresada en las inmediaciones de la escuela de su hijo en Laule.

James Philistin, hermano del periodista Marc Guerson Philistin, junto a tres amigos, fueron retenidos por individuos armados.

Todos estos hechos ocurrieron en la zona metropolitana de la capital.

También a inicios de noviembre, otro autobús con 50 personas fue apresado por grupos armados en Martissant, una zona que lleva meses bajo el fuego intenso de las pandillas.

A algunas de las víctimas las despojaron de sus pertenencias y las liberaron poco después, y otros tuvieron que esperar hasta el siguiente día, entre ellos un agente policial.

Todo esto ocurre mientras aún no se tienen noticias de 15 de los 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá, secuestrados a mediados de octubre por la banda 400 Mawozo.

El pasado fin de semana fueron liberados dos de los rehenes, aparentemente por enfermedad, de acuerdo con la organización Christian Aid Ministries, a la cual pertenecen.

El gobierno, por su parte, reiteró la promesa de combatir las pandillas y restaurar el clima de paz, aunque sin acciones concretas.

SHARE