En las últimas décadas, en nuestro país, se ha venido jugando con la mentalidad de nuestros ciudadanos, las personas no importando el rango social que ocupe en la sociedad, emiten las palabras o frases que ellos entienden que defienden más sus intereses, no importando que corresponda o no, con el criterio de una persona respetada o no,

Indispensablemente, que estamos frente a una situación extremadamente complicada, ya que las personas se están acostumbrando a oír y creer las figuras desde el punto de vista de lo que me interesa, y eso lo están aprovechando muchos entes de la sociedad, para expedir a través de palabras sus intereses o lo que le convenga, y es ahí, donde está el peor peligro de la sociedad,

En mi modesta experiencia de la vida, creo que no se puede desarrollar una sociedad de mente  sana, cuando está alimentada de principios erróneos y falsos, nuestra sociedad, tiene que aprender a ser más cautelosa, a la hora de admitir un pensamiento u opinión, ya que podría estar saturando su cerebro de mentiras adornadas, que a la postre le podría hacer un gran daño, no sólo a él, sino a toda una generación.

Decía un gran historiador dominicano “la República Dominicana, nunca obtendrá la verdad histórica exacta», ya que se han escrito muchas mentiras,

Muchas veces queremos encontrar donde está la verdad, en la repetición continua de las cosa, en la categoría de las gentes que la digan, o en la que usted se detenga a estudiar y analizar hasta conocer a profundidad, de donde viene y como fue construida esa idea,

Las grandes potencias se han construido y fortalecido, cuando la mentira es castigada como un delito principal o capital.

Esta es la realidad nuestra, ayudemos a construir una nación basada en la verdad y con esta como estandarte.

 

 

Autor Francisco Méndez (Igua)

Compartir