El vicepresidente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, saludó la aclaración del Canciller Roberto Álvarez de que el Gobierno dominicano no aceptará la apertura de centros para refugiados como contempla el Plan de Contingencia sobre Flujos Masivos de Inmigrantes elaborado durante el 2019 por el Instituto Nacional de Migración.
También saluda que el mencionado plan no es asumido por el gobierno que encabeza el presidente Luis Abinader.

Sin embargo, Castillo cuestionó que el gobierno defienda “el antinacional acuerdo de Preautorización de Transporte Aéreo suscrito en el 2016 con Estados Unidos, que contiene un anexo que somete la política de refugiados y asilo del Estado Dominicano a la tutela de ese país”.

En ese sentido, demandó más coherencia y más firmeza para defender la soberanía nacional, al tiempo que exhortó al Gobierno a renegociar dicho acuerdo para eliminar las cláusulas y el anexo que acusan un claro corte neocolonialista.

Publicidad
[Galería] Su suegra usó un vestido de novia para su boda. Así es como ella se vengó

El exlegislador considera que el Gobierno dominicano debe exhibir una política congruente y consecuente si pretende que sus posiciones oficiales de rechazo a una solución dominicana al problema de Haití, colapsado y abandonado por la comunidad internacional, resulten creíbles y respetadas.

“Recientemente, el presidente Abinader recibió una comisión de ciudadanos que forma parte de un gran movimiento patriótico nacional, donde le entregamos una petición pública con base en el artículo 22 de la Constitución de la República.

Nos explicó con claridad la posición de su gobierno al respecto, así como sobre los alcances de los cambios en la política exterior e interior sobre el mayor desafío de la República.

Siempre que dichos planes sean seguidos de acciones eficaces y congruentes, estamos seguros de que merecerán el respaldo nuestro y de la gran mayoría de los dominicanos, pero si expresan vacilación o ambigüedad se revertirán contra el Gobierno y la nación”, expresó Castillo.

Exhortó al Gobierno a tomar medidas extraordinarias para prevenir los efectos desestabilizadores que sobre toda la isla y la región del Caribe tendría la crisis política, social y nacional que se desarrolla en Haití.

Castillo reiteró la denuncia de que esa crisis es atizada por actores externos dentro y fuera del continente, con el envío de armas, municiones, equipos de comunicación, mercenarios y la formación de numerosos grupos armados.