Descubren, genes de variedad de uva criolla de Neiba, coinciden con antigua variedad Griega   Heptakilus

POR RAMON ANTONIO MEDINA

NEIBA: La República Dominicana puede presumir de tener una variedad de uva muy antigua, no injertada, que se ha cultivado durante al menos 300 años, (su propagación, para un viñedo determinado, generalmente se realiza por capas.

Así lo determinó un estudio realizado por  el enólogo, investigador y docente del Instituto Francés de la Viña y el Vino (IFV, por sus siglas en francés), Alain Deloire, quien viajo al país en febrero de este año para dar una serie de clases magistrales acerca del cultivo de la vid en esa isla caribeña.

Para la Asociación de Guías Eco turísticos de la provincia Bahoruco y productores locales, la noticia sobre la “desmitificación” con el descubrimiento de la antigua variedad, constituye un paso de avance para el sector vitivinícola y es de alto regocijo.

“La Asociación de Guías  Eco turísticos de la Provincia Bahoruco, se regocija por el hallazgo resultante del análisis (estudio de laboratorio) que realizó el enólogo, investigador y docente del Instituto Francés de la Viña, Alain Deloire a la enigmática «Uva Criolla” de Neiba» el cual arrojó como resultado que sus genes coinciden en un 100% con la variedad #HEPTAKILO originaria de Grecia” resalta asociación de Guías eco turísticos.

En el trabajo de investigación publicada por la prestigiosa Revista ENOLIFE, también afirma que al indagar a través del diálogo con diversos productores locales, sobre el cultivo del fruto de la vid, llegó a la conclusión de que dicha variedad lleva en la isla caribeña más de 300 años.

Para el Alcalde municipal, José Darío Cepeda Medina, la noticia sobre la identificación de la variedad, la cual se constituía en un mito, arroja luz sobre la variedad, ya que quedan despejadas las incógnitas sobre la marca ciudad.

Sin embargo, es pertinente resaltar que en el informe del investigador, en ningún momento se hace mención a que la hazaña gira en torno a la variedad de uva que durante siglos hemos llamado «Uva Criolla”

Deloire refiere sobre la investigación.

Citamos: «Tras una misión realizada en febrero de 2023, por invitación del Ministerio de Agricultura de la República Dominicana, para discutir proyectos para el establecimiento de viñedos para vino y uva de mesa (con los expertos apropiados), el Instituto Técnico INUVA (Instituto Nacional de la Uva); República Dominicana- Agricultura) me mostró una variedad de uva que afirman es muy antigua y se cree que llegó con los primeros «colonizadores» alrededor del siglo 17″.

«En este sentido, traje algunas hojas en condiciones controladas para que el laboratorio del Instituto Francés de la Viña y el Vino (IFV) de Montpellier realizara análisis de ADN, ¡que tiene más de 4.000 Vitis en su base de datos de ADN! Y ¡bingo… el nombre de la variedad de uva es Heptakilo (una variedad griega antigua)».

Sobre la variedad

«Esta variedad de uva se cultiva a pequeña escala (unas pocas áreas) en la provincia de Bahoruco y se utiliza para producir un vino tinto afrutado, principalmente para consumo familiar en la actualidad. Y aquí es donde la historia se vuelve interesante porque le pedí a algunos colegas expertos en ampelografía que identificaran la uva en base a fotos (lo cual no es fácil), y naturalmente, sus opiniones convergieron hacia variedades de uva que generalmente se encuentran en América del Sur, a saber, Listan Prieto (Misión, País, Criolla o Criolla Chica, etc.), pero ciertas características, incluyendo la forma de las vallas, realmente no coincidían.

«En este sentido, traje algunas hojas en condiciones controladas para que el laboratorio del Instituto Francés de la Viña y el Vino (IFV) de Montpellier realizara análisis de ADN en Montpellier, ¡que tiene más de 4.000 Vitis en su base de datos de ADN! Y ¡bingo… el nombre de la variedad de uva es Heptakilo (una variedad griega antigua).

«¡Esto demuestra que en muchas situaciones, el análisis de ADN es necesario para confirmar la identidad de una variedad de uva! y como el clima es tropical, se necesitan 6 meses para obtener una vid autónoma que se pueda separar de la vid madre).

«Vale la pena señalar que las vides en este dominio están actualmente sin injertar. También realizamos perfiles de suelo en una región apta para la plantación de vid. Continuará… Un sincero agradecimiento al Ministerio de Agricultura de Santo Domingo por la invitación.« resalta.

 

 

 

 

Compartir