SANTO DOMINGO.- El economista Haivanjoe Ng Cortiñas manifestó este jueves que no se corresponde con lo correcto la reciente declaración del presidente de la República, Luis Abinader, en el sentido de que su gobierno necesita de un ajuste fiscal para aumentar los ingresos públicos, supuestamente para cubrir el gasto en el sector salud.
Apuntó que, en realidad, lo que el gobierno de Abinader quiere es aumentar los ingresos fiscales para cubrir el servicio de la deuda pública que cada vez es mayor en la economía dominicana, a causa del incremento consistente de la política de deuda pública.
Ng Cortiñas afirmó que la actual administración de gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM) ha aumentado la deuda del sector público no financiero en más de US$ 15 mil millones en 3 años, lo que hace que el pago de los intereses y el capital sea cada vez mayor en la economía.
Sostiene que el referido aumento de la deuda pública ha hecho que el servicio de la misma se once, solo para los años 2021 y 2022 de US$ 5, 911 millones a US$ 7,113 millones, para un incremento equivalente a US$ 1,202 millones. mientras que para el año 2023 será aún más elevado.
“Es para cubrir el referido aumento del servicio de la deuda pública que el gobierno quiere hacer una reforma fiscal, la cual implicará pagar mayores niveles de impuestos por parte de la población dominicana, sin que se haya beneficiado en términos de obras que doten al país. de una mayor capacidad productiva, y también, mayor patrimonio público”, expuso el economista.
Señaló que una reforma fiscal en momentos en que la economía muestra un estancamiento a un nivel de un 1.4% en su producto interno bruto (PIB), y también ante una disminución de los ingresos monetarios que reciben los trabajadores y que aportan a la economía, se ha visto reducir en casi un 7 punto porcentual, por lo que sería una carga muy onerosa para asalariados y consumidores.
Haivanjoe Ng Cortiñas indicó que lo que el gobierno de Abinader debe hacer es parar el endeudamiento público y utilizar los recursos que provienen de esa fuente y que se encuentran paralizados, en el sector salud y otras necesidades de la población más vulnerable.

Compartir