Por: Francisco Teófilo (Pupulo).

 

 

Pensando, reflexionando, analizando frío y tranquilo; y, pero muy particularmente, en cuanto a lo que eso significa ser «EL HOTEL GUAROCUYA» en Barahona, para toda la Región Enriquillo del suroeste de la República Dominicana, pues esa estructura física, el Estado dominicano debería por muchas razones históricas y factores culturales de mantenerlo como «HOTEL PROPIAMENTE EN SÍ». No debes, ni deberías desaparecer como uno de los tantos atractivos turísticos, bastante propio, adecuado y adaptado totalmente a lo que es o son realmente las Costas del Caribe en el suroeste de la República Dominicana.

¿POR QUÉ? Por las simples y sencillas razones, de que ya ese «EDIFICIO»(el Hotel Guarocuya), es y forma parte esencial de la Memoria cultural e histórica de varias generaciones humanas de toda una Región y también el País.

Es más, aún todavía, con todas las reservas de mis Derechos, cómo ciudadano que soy, entiendo y estoy totalmente convencido, de que no tan solo es o sería el caso del «HOTEL GUAROCUYA» de Barahona, sino que, todos los gobiernos de turno que dirijan al Estado dominicano, deben y tienen que respetar, mantener, conservar, reforzar y reconfortar con sus mismos diseños originales, todos estos antiguos hoteles Culturales, Históricos de carácter turísticos, tales como: EL JARAGUA DE SANTO DOMINGO( la Capital), EL MATUNM(en Santiago), EL MAGUANA(en San Juan), EL JIMANÍ (en independencia), EL SAN CRISTÓBAL (en San Cristóbal)EL MONTAÑA (de Puerto Plata).

Entonces, en ese mismo contexto y sentido, valorar aún más, todas esas edificaciones históricas que son o representan para nuestra  HISTORIA NACIONAL, verdaderos símbolos Culturales que nos sirven y nos son bastante útiles, tanto como atractivos turísticos, así como también en lo rentable o económico.

El autor es Abogado

Compartir