Entre los principales objetivos del juicio político contra el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, está el hacerlo responsable por sus actos y enviar el mensaje de que el imperio de la ley o lo que en inglés llaman “the rule of law”, es sacrosanto y que nadie está por encima de la ley.

Es la consideración del experto internacional en derecho, Nelson Espinal Báez, quien agrega que este “impeachment” tiene objetivos políticos, porque también se está procurando inhabilitarlo para que no pueda asumir cargos públicos en el futuro.

En opinión de Espinal Báez este proceso encenderá, a partir de este martes, el Partido Republicano, sobre todo a las tres corrientes que coexisten dentro de la organización, los trumpistas, los antitrump y los republicanos tradicionales, pro-ley y pro-orden, estos dos últimos que apoyan la interpelación.

“Extrumpistas lo van a apoyar (el juicio político) porque la carrera por la candidatura presidencial de 2024 se pudiera determinar con el éxito o no de este impeachment. Hay un elemento importante que debemos tomar en cuenta, es que para un impeachment a un presidente en funciones se necesita en el Senado las tres cuartas partes y un expresidente, es decir un ciudadano como es Trump, solo necesita la mitad más uno”, explicó Espinal Báez.

Regístrate para vivir una experiencia personalizada de consumo de contenidos.

Registrarse en MiDL
Considera que, debido a la cantidad de votos necesarios para este proceso en contra del exmandatario, pasará fácil en el Senado, encargado de conocer, juzgar y sentenciar.

Nelson Espinal Báez, experto en derecho internacional.
Nelson Espinal Báez, experto en derecho internacional.
Sobre la decisión de Trump de no comparecer a testificar ante los senadores, el abogado considera que es una medida correcta y una buena estrategia por parte de sus abogados, ya que él podría hacerse más daño que bien con sus palabras al querer insistir en que le hicieron fraude en las pasadas elecciones sin presentar pruebas y con las sentencias previas sobre ese tema de varios tribunales y la Corte Suprema.

“Siendo Trump una persona tan díscola con la palabra y tan reactiva, desde el punto de vista de los abogados, fue una estrategia correcta que no fuera allí. Él es intempestivo y activo con la palabra y su forma de hablar en una audiencia de impeachment pudiera ser desastroso para él. Lo mejor que hicieron sus abogados fue guardarlo, protegerlo de sí mismo”, agregó.

Espinal Báez entiende que vienen otros procesos en los tribunales de Estados Unidos, independientemente del resultado de este. “Muchos de los acusados del asalto al capitolio el 6 de enero han estado usando en su defensa el alegato de que Donald Trump nos incitó. Con el impeachment van a argumentar más esta defensa esos acusados”.

SHARE