Santo Domingo.-El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que envió tres barcos de guerra a Cuba, incluyendo un submarino nuclear, con miras a realizar “ejercicios militares conjuntos”, lo que podría revivir la denominada “crisis de los misiles”, surgida por la instalación de cohetes balísticos en la isla caribeña, por parte de Moscú, en 1962.

La decisión del entonces presidente ruso, Nikita Jrucshchov, molestó al gobierno de Wahington, que protestó por la instalación de plataformas de misiles que apuntaban hacia Miami.

Esta situación estuvo a punto de provocar una guerra nuclear entre Rusia y Estados Unidos, aunque ambas partes lograron ponerse de acuerdo, por lo que el Kremlin retiró sus misiles nucleares de la isla.

De su lado, el Ministerio de Exteriores de Cuba informó, en un comunicado, que la “visita se corresponde con las históricas relaciones de amistad entre esa nación caribeña y la Federación de Rusia.

El anuncio de Putin ocurre en momento en que Rusia y Estados Unidos viven momento de tensión, debido al envío de misiles de largo alcance a Ucrania, por parte de Washington, para que Kiev ataque territorio continental ruso.

De hecho, ya misiles como los Himars han impactado en territorio ruso, por lo que Moscú ha acusado a la Organización del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por Estados Unidos, de manipular dichas armas a través de coordenadas satelitales.

La acusación de las autoridades rusas ha sido alimentada por la decisión de países como Francia, que envió instructores militares a Ucrania, para adiestrar a militares de ese país en el manejo de armas.

Compartir